Archive for the 'Nazaret' Category

La Casa de la Sagrada Familia: Nazaret

Con gran alegría llegamos a Nazaret: “Basílica de la Anunciación”.    Providencialmente al llegar al Atrio de la Basílica de la Anunciación sonaron armoniosamente las campanas invitando a la oración mariana del Angelus… ¡eran las 12 del medio día!… que mejor lugar para rezar el Angelus que el mismo lugar que visitó el Arcangel Gabriel: La Casa de María Virgen en Nazaret.  En este dichoso lugar rezamos el Santo Rosario y luego bajamos a la cripta que guarda los restos de lo que fue la casa de la Virgen María.  En el centro existe un altar en cuya parte inferior dice “..AQUI LA PALABRA SE HIZO CARNE”!!!.  Maravilloso lugar, hermosa Basílica bendecida por el Papa Paulo VI en 1964.

 

Nazaret (hebreo: נָצְרַת, Nátzrat; en árabe الناصرة, an-Nāṣirah), ciudad de Asia Occidental, situada en el Próximo Oriente en Israel. Está situada en el Distrito Norte de Israel, al sur de la región de Galilea, en las estribaciones meridionales de los Montes del Líbano, a 10 km al norte del Monte Tabor y a 23 km al oeste del mar de Galilea. Actualmente es la ciudad con mayor población árabe de Israel, con unos 60.000 habitantes, un tercio de los cuales son de religión cristiana y el resto musulmanes. Esta ciudad es muy importante para los cristianos debido a que, según la Biblia, los años de la vida privada de Jesús transcurrieron aquí.

Debido a la falta de mención de la ciudad de Nazaret en el Antiguo Testamento, el Talmud o en fuentes extra-bíblicas de los siglos primero y segundo (como Flavio Josefo), su existencia en el momento del nacimiento de Jesús está en duda. Fr. Bagatti descubrió cerámica que data de la Edad del Bronce (2200 a 1500 a. C.) y cerámica, silos y molinos de la Edad del Hierro (1500 a 586 a. C.), que apuntan a un asentamiento importante en la cuenca de Nazaret, en ese momento. Sin embargo, la falta de evidencia arqueológica asiria, babilónica, persa, helenística o de los primeros tiempos romanos, al menos en las grandes excavaciones entre 1955 y 1990, muestra que el asentamiento al parecer llegó a un abrupto final cerca de 720 a. C., cuando muchos pueblos de la zona fueron destruidos por los asirios.

El nombre de Nazaret que según los evangelios ya tenía por entonces, posiblemente deriva de נצר (natser, transcrito Nazer), como opinaba, entre otros, San Jerónimo. Diferentes derivados de este vocablo se usan en el libro de Isaías como alusión mesiánica y se traducen según el contexto como “retoño”, “vástago”, “rama”, “flor” o “renuevo”; o como alguna conjugación de vigilar, guardar, observar, defender, rodear, preservar (del peligro) o esconder (refugiar). Este último significado para Nazaret, podría deducirse de Isaías 65:4 y corresponde, tanto con que este versículo se refiere a que aquellos que se esconden viven entre tumbas, pues muy cerca de Nazaret y bajo el actual casco urbano estaba un cementerio muy antiguo, como con el dicho de que la familia de Jesús marchó allí para esconderse de Arquelao, hijo de Herodes, y así se cumplió lo que fue dicho por los profetas, que había de ser llamado Nazareno (Mateo 2:22-23).

 

Anuncios

La Casa de La Virgen María

Casa de la Virgen

El ángel entrando en donde estaba ella, le dijo: ´Salve, llena de gracia! El Señor es contigo´”. (Lucas 1:28)  

A pesar de la importancia de Nazaret en la vida de Jesús y sus padres, no se convirtió de inmediato en un lugar de peregrinaje cristiano. El primer santuario fue probablemente erigido a mediados del siglo IV. Egeria, una peregrina cristiana que visitó Nazaret en el año 383, vio “una gran y muy espléndida gruta en la que vivió María y en la que se ubicó un altar”. Se trata probablemente de la más grande de las cavernas consagradas en la gruta de la actual Basílica de la Anunciación.

Según la tradición católica romana, ése es el lugar en el que el ángel Gabriel apareció a María. Hacia el año 570 se construyó una iglesia en ese lugar. Se encontró un mosaico escrito en griego del siglo IV o V, con la dedicatoria: “Para Conon, diácono de Jerusalem”. Los peregrinos que llegaban a Nazaret en el período bizantino veían también una cueva con un manantial del cual María extraía agua (posiblemente el manantial ubicado debajo de la actual Iglesia Ortodoxa Griega del Arcángel Gabriel), y la “sinagoga” en la que Jesús leyera el libro del profeta Isaías. Varios relatos mencionan la construcción de iglesias en estos tres lugares.

nazareth1.JPG

Estas iglesias antiguas sobrevivieron aparentemente la conquista árabe, porque el peregrino Arculfo, un obispo de Gaul que visitó el lugar en el año 670, vio dos “iglesias muy grandes” en la ciudad. Pero en 1099, en tiempos de la conquista cruzada, todos los santos lugares cristianos en Nazaret estaban en ruinas. El caballero normando Tancredo, príncipe de Galilea, ordenó de inmediato la construcción de una nueva catedral sobre la cueva ubicada en el centro de la ciudad. Esa fue la iglesia más grande erigida por los cruzados y el peregrino anglosajón Saewulf, que la visitara en 1102, la describió como “un monasterio muy noble” (e informó también que la ciudad había sido totalmente arrasada por los sarracenos). Esta catedral cruzada fue aparentemente dañada por el teremoto de 1170. Las reparaciones empezaron, pero no habían concluido todavía cuando los cruzados fueron derrotados en la batalla de Hittín y expulsados de la ciudad. Una serie de tratados posteriores permitió que continuara el peregrinaje cristiano a la Gruta de la Anunciación durante el siglo siguiente, aún después de 1263, cuando la ciudad fue saqueada y las iglesias destruidas por orden del sultán mameluco Baybars. La posibilidad de continuar el peregrinaje llegó a su fin en 1291, con la caída de Acre y la expulsión final de los cruzados de los asentamientos y fortalezas francas restantes a lo largo de la costa.

nazareth21.JPG

La presencia eclesiástica católica romana en Nazaret no se restableció hasta 1620, cuando el emir druso Fakhr-a-Din autorizó a los padres franciscanos a adquirir las ruinas de la catedral y la gruta cruzada. En 1730 los franciscanos obtuvieron un firmán (decreto) del sultán otomano que les permitía construir una nueva iglesia en ese lugar. La estructura fue agrandada en 1877 y completamente demolida en 1955, para permitir la construcción de una nueva basílica. Antes de empezar la actual edificación, el Studium Biblicum Franciscanum (Jerusalem) realizó una exhaustiva investigación arqueológica del lugar. Planeada por el arquitecto Giovanni Muzio, la actual Basílica de la Anunciación está construida en dos niveles. El nivel superior sigue el contorno de la catedral cruzada del siglo XII (una nave flanqueada por dos pasillos) y reconstruye parcialmente los ábsides de la parte oriental. El nivel inferior conserva la gruta bizantina. La nueva basílica, el santuario cristiano más grande en el Medio Oriente, fue consagrada en 1964 por el Papa Paulo VI durante su histórica visita a la Tierra Santa y santifivada el 23 de marzo de 1969. Un segundo servicio ecuménico llevado a cabo dos días después incluyó la participación de prelados y clérigos de las iglesias ortodoxa griega, armenia, copta, etíope, siria y luterana.