Caná de Galilea… el comienzo de las señales milagrosas de Jesús.

Momento muy significativo en nuestra PEREGRINACIÓN-RETIRO fue la Santa Eucaristía y visita a la Iglesia en Caná de Galilea, lugar del primer milagro de Jesús (Jn.2). Aquí las parejas asistentes a la peregrinación renovaron sus compromisos matrimoniales y firmaron un hermoso pergamino que les recuerda su Alianza Matrimonial renovada en Caná de Galilea.  Luego de la Celebración de la Eucaristía bajamos a las criptas de la Iglesia donde se encuentran las ruinas de la vivienda donde sucedió el prodigio de Caná de Galilea.

Esta historia sólo viene recogida en el Evangelio de Juan, quien narra como en una boda en Caná, la ciudad de Galilea, se encuentra Jesús con su madre y sus discípulos.

En un momento dado, falta vino, por lo que María ordena a los sirvientes hagan lo que Jesús diga.

Éste ordena que se llenen de agua seis tinajas de piedra (destinadas a purificaciones), pero al revisar el contenido, el agua se había transformado en un vino de gran calidad.

Para el evangelista Juan, ésta es la primera de las señales de Jesús.

Según refiere el evangelista San Juan:

“Por aquel tiempo se celebraba una boda en Caná de Galilea, cerca de Nazaret, y estaba allí la madre de Jesús. Fue invitado también a la boda Jesús con sus discípulos. Y, como faltara el vino, le dice a Jesús su madre: «No tienen vino». Jesús le responde: «Mujer, ¿qué nos va a mí y a ti? Todavía no ha llegado mi hora». Dice su madre a los sirvientes: «Haced lo que él os diga».
Había allí seis tinajas de piedra, puestas para las purificaciones de los judíos, de unos cien litros cada una. Les dice Jesús: «Llenad las tinajas de agua». Y las llenaron hasta arriba. «Sacadlo ahora, les dice, y llevadlo al maestresala». Ellos se lo llevaron. Cuando el maestresala probó el agua convertida en vino, como ignoraba de dónde venía (los sirvientes, que habían sacado el agua, sí lo sabían), llama al novio y le dice: «Todos sirven primero el vino bueno y cuando ya todos están bebidos, el inferior. Pero tú has guardado el vino bueno hasta ahora».

Así, en Caná de Galilea, dio Jesús comienzo a sus signos. Y manifestó su gloria, y creyeron en él sus discípulos. Después bajó a Cafarnaúm con su madre y sus hermanos y sus discípulos, pero no se quedaron allí muchos días. Se acercaba la Pascua de los judíos y Jesús subió a Jerusalén.” (Jn 2.1-12)

La Casa de la Sagrada Familia: Nazaret

Con gran alegría llegamos a Nazaret: “Basílica de la Anunciación”.    Providencialmente al llegar al Atrio de la Basílica de la Anunciación sonaron armoniosamente las campanas invitando a la oración mariana del Angelus… ¡eran las 12 del medio día!… que mejor lugar para rezar el Angelus que el mismo lugar que visitó el Arcangel Gabriel: La Casa de María Virgen en Nazaret.  En este dichoso lugar rezamos el Santo Rosario y luego bajamos a la cripta que guarda los restos de lo que fue la casa de la Virgen María.  En el centro existe un altar en cuya parte inferior dice “..AQUI LA PALABRA SE HIZO CARNE”!!!.  Maravilloso lugar, hermosa Basílica bendecida por el Papa Paulo VI en 1964.

 

Nazaret (hebreo: נָצְרַת, Nátzrat; en árabe الناصرة, an-Nāṣirah), ciudad de Asia Occidental, situada en el Próximo Oriente en Israel. Está situada en el Distrito Norte de Israel, al sur de la región de Galilea, en las estribaciones meridionales de los Montes del Líbano, a 10 km al norte del Monte Tabor y a 23 km al oeste del mar de Galilea. Actualmente es la ciudad con mayor población árabe de Israel, con unos 60.000 habitantes, un tercio de los cuales son de religión cristiana y el resto musulmanes. Esta ciudad es muy importante para los cristianos debido a que, según la Biblia, los años de la vida privada de Jesús transcurrieron aquí.

Debido a la falta de mención de la ciudad de Nazaret en el Antiguo Testamento, el Talmud o en fuentes extra-bíblicas de los siglos primero y segundo (como Flavio Josefo), su existencia en el momento del nacimiento de Jesús está en duda. Fr. Bagatti descubrió cerámica que data de la Edad del Bronce (2200 a 1500 a. C.) y cerámica, silos y molinos de la Edad del Hierro (1500 a 586 a. C.), que apuntan a un asentamiento importante en la cuenca de Nazaret, en ese momento. Sin embargo, la falta de evidencia arqueológica asiria, babilónica, persa, helenística o de los primeros tiempos romanos, al menos en las grandes excavaciones entre 1955 y 1990, muestra que el asentamiento al parecer llegó a un abrupto final cerca de 720 a. C., cuando muchos pueblos de la zona fueron destruidos por los asirios.

El nombre de Nazaret que según los evangelios ya tenía por entonces, posiblemente deriva de נצר (natser, transcrito Nazer), como opinaba, entre otros, San Jerónimo. Diferentes derivados de este vocablo se usan en el libro de Isaías como alusión mesiánica y se traducen según el contexto como “retoño”, “vástago”, “rama”, “flor” o “renuevo”; o como alguna conjugación de vigilar, guardar, observar, defender, rodear, preservar (del peligro) o esconder (refugiar). Este último significado para Nazaret, podría deducirse de Isaías 65:4 y corresponde, tanto con que este versículo se refiere a que aquellos que se esconden viven entre tumbas, pues muy cerca de Nazaret y bajo el actual casco urbano estaba un cementerio muy antiguo, como con el dicho de que la familia de Jesús marchó allí para esconderse de Arquelao, hijo de Herodes, y así se cumplió lo que fue dicho por los profetas, que había de ser llamado Nazareno (Mateo 2:22-23).

 

Visita a la Capital del Imperio Romano en Palestina: Cesaréa Marítima

Nuestra Peregrinación empezó oficialmente en Cesaréa Marítima, lugar hermoso bañado con las aguas del mediterráneo a donde llegamos luego de nuestra larga travesía rumbo a Israel.  Aquí conocimos lugares importantes fundados por HERODES.  En este lugar fue enjuiciado San Pablo en presencia de Felix y Agripa.  Finalmente aquí San Pablo apeló al César y desde aquí salió en barco rumbo a Roma.

Cesarea Marítima (en latín Caesarea Maritima) llamada también Cesarea Palestina (Caesarea Palaestina) desde el año 133 a.C. (originalmente sólo Cesarea: kai Stratônos purgon, hê ktisantos autên Hêrôdou megaloprepôs kai limesin te kai naois kosmêsantos, Kaisareia metônomasthê [1] en griego), es una antigua ciudad que fue construida por Herodes el Grande hacia 25-13 a. C. Se encuentra en la costa de Israel, a mitad de camino entre Tel Aviv y Haifa, en un lugar anteriormente llamado Pyrgos Stratonos (“Torre de Stratos” o “de Strato”; en latín Turris Stratonis). No debe confundirse con otras ciudades igualmente llamadas para halagar al César: Cesarea de Filipo, en los Altos del Golán, o Cesarea Mazaca, en Capadocia (Anatolia). La ciudad se describe detalladamente en la obra del historiador judío Flavio Josefo (Antigüedades judías XV.331ff; Guerra judía I.408ff), ya que la masacre de judíos que tuvo lugar allí fue el desencadenante de la Gran Revuelta Judía.

Herodes no descuidó su nueva ciudad: su palacio en Cesarea fue construido en un promontorio al lado del mar, con una piscina decorativa rodeada de stoas. La vida civil de la nueva ciudad comenzó en el año 13 a.C, cuando Cesarea fue convertida en la capital civil y militar de Judea, y la residencia oficial de los procuradores y gobernadores romanos. Los restos de todos los edificios principales erigidos por Herodes existieron hasta finales del siglo XIX. Los restos del poblado medieval también pueden verse, los cuales son los muros (un décimo del área de la ciudad romana), el castillo y el sitio de la catedral cruzada. Coordenadas: 32°30′00″N 34°53′59″E / 32.5, 34.89972

Comienza la Peregrinación Retiro en Tierra Santa

Comenzamos con mucha alegría la Peregrinación Retiro a Tierra Santa y en este momento estamos en el Aereopuerto de Barajas, Madrid, rumbo a Tel Aviv, Israel.  Somos 39 peregrinos de Esquipulas.

Faltan pocos días para comenzar el Retiro en Tierra Santa

Con gran alegría esperamos la llegada del 13 de junio 2011 cuando comenzaremos la celebración de nuestro Retiro-Peregrinación en Tierra Santa.

Gran Peregrinación a Tierra Santa

Con mucha alegría les compartimos que un grupo de peregrinos saldremos para Tierra Santa el próximo 13 de Junio desde la Ciudad de Esquipulas, Guatemala, C. A. para tener la extraordinaria vivencia de un Retiro Espiritual siguiendo las “huellas de Jesús”.

Domingo de Ramos en la Ciudad Santa de Jerusalén

Procesión de Domingo de Ramos en Jerusalén

En esta ocasión les comparto las fotos que mi buen amigo Padre Leonel Fernández me envió hace unos días, específicamente el pasado Domingo de Ramos (2008) en la procesión de las Palmas en la que se hizo el mismo recorrido que un día hizo Nuestro Señor Jesucristo en su entrada triunfal en Jerusalén.

Es impresionante ver la cantidad de personas de muchas nacionalidades que compartiendo la misma fe salen con gozo a manifestar su alegría en Cristo en medio de la siempre eterna Ciudad Santa de Jerusalén.

Hay un detalle curioso en algunas fotografías y es la aparición de un personaje (peregrino) vestido a la usanza antigua que tiene mucho parecido con un peregrino que llegó hace muchos años también a Jerusalén en un día como ese.!!!  Buenas fotos p. Leonel!

Puede ingresar aquí para ver otras fotografías (click)

Hossanna al Hijo de David, Bendito el que viene en el nombre del Señor.  Te alabamos, Señor, por tu bondad y tu misericordia.  Cómo los niños que salieron a tu encuentro ese día hoy también nosotros queremos salir a tu encuentro con la humildad de nuestras vidas y nuestros sinceros deseos de hacerte Señor de nuestras vidas.  Que con esta alegría te testimoniemos también en la cotidianidad de nuestra existencia.  Las palmas (ramos) que llevamos en nuestra manos son “señales de victoria” que guardaremos en nuestras casas como un trofeo, como el recuerdo de tu triunfo sobre el dolor y la muerte.

Gracias, Señor, por tu amor.!  Paz a Jerusalén.!!

Domingo de Ramos en Jerusalén



Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.